jueves, 12 de noviembre de 2009

Losing yourself in me.

Hacía tiempo que mi cara no me sorprendía ni siquiera cuando me cortaba el pelo. Sin embargo, aquella noche el cepillito embadurnado de pasta negra que sostenía mi mano derecha no llegó a encontrarse con las pestañas tiesas, inmóviles, perfectamente adiestradas, que lo esperaban al borde de unos párpados bien estirados, porque un instante antes de que alcanzara su destino, me di cuenta de que mis ojos estaban brillando demasiado.

Sin levantar los pies del suelo retrocedí con el cuerpo para obtener una vista del conjunto de toda mi cabeza, y no encontré nada nuevo ni sorprendente en ella aparte de aquel destello, que insistía en brillar. Invertí unos segundos en analizar el fenómeno antes de emprender una recapitulación de urgencia. Ya no era adolescente. Tampoco me había sentido mal en todo el día. Tampoco era fiebre. Entonces comprendí aquella noche que habíamos creado un universo infinito entre los dos, del cual ninguno quería salir. Éramos felices.

19 comentarios:

  1. Y que dure... para siempre a ser posible ;D

    Me alegro un montón.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  2. qué ganas de echarse un poco de rimmel!!! jejeje :) qué bonito texto :))) muchas felicidades :)))))
    un biquiño :))

    ResponderEliminar
  3. Me alegra mucho que te guste!
    Ojeando tu blog, veo unas imágenes y textos entrañables por eso me recuerda profundamente a esto
    http://www.youtube.com/watch?v=rRQZMreM5Qs&feature=related

    :*

    ResponderEliminar
  4. me alegro!!y que siga asi por mucho tiempo!!:)

    ResponderEliminar
  5. Yo también tenía un destello...
    Con eso de la mudanza se me debe de haber traspapelado entre los libros y las cartas de antes.

    ResponderEliminar
  6. a mi me brillan los ojos cada día.
    Un beso y muchas gracias por tus escritos, me encantan
    gracias :)

    ResponderEliminar
  7. Creaste la sonrisa.

    Yo sonrío mucho, aunque hace mucho que no es de verdad.

    ResponderEliminar
  8. El regalo de la felicidad pertenece a quienes lo sacan de su envoltorio.
    ¡ Me alegro mucho Hand!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno.
    El brilli brilli favorece un montón,
    y la felicidad, ni te cuento...

    Un besote, linda.

    ResponderEliminar
  10. La felicidad es lo único importante

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena;
    Si has consegudo ser feliz eres una heroína mundial.


    Te sigo,
    Te leo,
    y te envidio.

    ResponderEliminar
  12. Supongo que tus ojos estaban sonriendo, o merendando un poco de la luz de él.

    Saludos subterráneos.

    ResponderEliminar
  13. universos infinitos, ojos brillantes y la felicidad ai la felicidad...
    ;) besote

    ResponderEliminar
  14. ¿Y sabe ese universo infinito a café?
    Yo conozco uno que sabe a leche fresquita.



    miau
    de
    crepes
    con
    nata

    ResponderEliminar