miércoles, 9 de diciembre de 2009

Orange.

Cuando llegaste a mi casa, te asombró la brevedad de un paseo tan largo. Cuando encendí la luz, te admiró la amplitud de treinta metros escasos. Cuando te llevé a la cama disimulada detrás de medio tabique, te deslumbró la intimidad creada en un hueco tan pequeño.

Después, te quedaste dormido, tumbado en mi cama; hacia las dos de la madrugada. Quise llevarte a tu casa, pero estabas agarrado con tanta fuerza a la almohada cosida en el cabecero de mi cama que no pude separarte de ella. Estabas tumbado en diagonal, ocupando hasta el menor espacio. Entonces me acomodé en la butaca, frente a tí, y me pasé toda la noche mirándote mientras dormías.

17 comentarios:

  1. ýo tb me e pasado noches mirandolo dormido a mi lado... es la felicidad completa...
    son pequeñas cosas que hacen feliz

    ResponderEliminar
  2. A mi me gusta mirarle cuando duerme y luego picarle diciendole que ronca un poquito...
    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  3. Que preciosidad.
    Esos momentos son para guardar en el recuerdo siempre, son puro amor :)

    ResponderEliminar
  4. estás enamorada, pero shhh..no lo digas muy alto, a ver si se va a despertar :)

    ResponderEliminar
  5. a los huecos pequeños les gusta vestirse de intimidad porque eso hace que los quieras mucho, mucho, aunque sean diminutos. es su forma de luchar contra esos lugares grandes que todo el mundo parece preferir casi siempre.

    pd: yo no, me gustan los sitios enanos.

    miau
    en
    bici
    amarilla
    (¡ya toda velocidad!)

    ResponderEliminar
  6. me encanta la forma que tienes de ver el mundo;
    te-sigo y esas cosas.

    ResponderEliminar
  7. Adoro mirarlo mientras duerme; ingeniarmelas para no hacer el menos ruido y para aguantar despierta... hasta que caigo rendida y mis ojos se cierran. Y la siguiente imagen es despertarme por uno de sus abrazos.

    Felicidad extrema.

    ResponderEliminar
  8. La cotemplación no es un lujo, es una necesidad.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Cuando las emociones nos superan, todo se hace (a lo) grande, aunque sea algo que parece sencillo.

    Encantada de pasarme por aquí y encontrarte en la butaca con una sonrisa de vigilia...

    Un besito.

    ResponderEliminar
  10. Definitivamente sí... ¡Para suspirar!

    ResponderEliminar
  11. wow
    me encantó muchísimo leerte, sentí que cada mirada, cada abrazo valen más que un paraiso y me di cuenta de lo valioso q tengo a mi lado..
    gracias por traer la pasión a letras, por capturar la eternidad


    de verdad me gustó
    :)

    ResponderEliminar
  12. Cuando puedo vivir esos momentos con él, me gusta tener insomnio =)

    ResponderEliminar