jueves, 22 de octubre de 2009

So loud.

¿Qué era eso?¿El filo de una navaja o el jadeo de mis uñas por su espalda? Pasamos de la más absurda abstracción a la más desnuda figuración de los recuerdos. Del quítame lo que llevo puesto y palpa mis pinturas de guerra.

Recordando y viviendo de nuevo los días de lluvia que se me ponían bajo la falda y que tú convertías en tormenta. Jamás había sentido en mi propia carne la libertad de estar preso en alguien. Ahogándonos las manos; multiplicándonos en gozo.

Que nos fuimos a juntar el asesino y el suicida; y aún con más ganas. Dispuestos a todo de nuevo, dispuestos a recuperar el tiempo perdido.

14 comentarios:

  1. No hay tiempo perdido cuando se hacen todas esas cosas, y todas tan bien contadas.

    Saludos subterráneos.

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es contar cosas que se hicieron, no cosas que se pasaron.

    muaks!

    ResponderEliminar
  3. El recuerdo del gozo ya no es gozo, mientras que el recuerdo del dolor todavía es dolor.
    Existen en nosotros varias memorias. El cuerpo y el espiritu tienen cada uno la suya.

    ResponderEliminar
  4. El tiempo perdido no se recupera. Si acaso, se aprovecha el doble el siguiente.


    miau
    a
    las
    cinco

    ResponderEliminar
  5. En ese juego de idas y vueltas, de amores y desamores, de deseo activo y frigidez, de me gustas y no tanto, radica la fatalidad.

    Siempre.

    ResponderEliminar
  6. XD !!! me facino!!! muy buena!!!

    ResponderEliminar
  7. Buenísisisimo!!!!

    Sutil, violento, me encantó!

    Ya no puede recuperar el tiempo perdido, pero pueden aprovechar los segundos que vienen

    :)
    see you

    ResponderEliminar
  8. Buena combinación, el asesino y el suicida.
    Te sigo en tu nuevo blog!
    Nos leemos!

    Un beso :)

    ResponderEliminar
  9. Posees una hermosa narrativa...

    He de reconocer que tu blog me a sorprendido gratamente, por eso en cuanto pueda, volveré a esta tu casa.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar